Cómo comienzas tu día es cómo vives tu día. Cómo vives tu día es cómo vives tu vida

— Louise L. Hay

Escuela de meditación

Te acompañaremos en el camino
hacia conseguir tus objetivos

Hacía mucho ruido fuera, a mi alrededor. El ruido me ponía nerviosa. Mi ansiedad se disparaba.
Mi mente se anticipaba a situaciones inciertas que sólo me creaban incertidumbre.

¿Te sientes identificada con esta situación?

Mis clientas y alumnas me llamaban para buscar unas palabras de ánimo, de optimismo. Esas palabras que siempre encontraban en mis terapias presenciales. Pero ahora mismo no sabía que decirles, yo también tenía un gran vacío ante la situación que se estaba manifestando.

La ansiedad por sentir que no podía ayudarlas se incrementaba.
Entonces decidí parar. Eran las 16h. No era la hora de mis prácticas de meditación. Pero en ese instante es lo que más necesitaba, porque todo se estaba desmontando: empezábamos con el confinamiento por el Coronavirus o Covid-19.

¿Te sentiste sola, temerosa y perdida durante el confinamiento?
¿Buscaste alguna forma de conectar con tu paz interior?
¿Recuerdas tus emociones ante la situación?

Yo me sumergí en mi meditación, buscando una respuesta ante tanta incertidumbre.
Poco a poco, mi mente se fue relajando. Podía sentir como mi cuerpo se relajaba hasta el punto de no sentirlo. Una increíble sensación de paz me inundaba. Esa paz que me resulta tan familiar por todos los años que llevo practicando meditación.

Y entonces al finalizar mi meditación ¡EUREKA, OBTUVE UNA RESPUESTA!

Si la meditación me había ayudado a mi, podía grabar vídeos de meditaciones para ayudar a mis clientas y mis familiares. No era experta en el tema, pero podía aprovechar esta herramienta para ayudar a todas estas personas que buscaban consuelo y confianza.

Y así empezó una nueva aventura en mi vida.

Posteriormente tuve la idea de abrir un grupo de Facebook, para hacer directos de meditaciones gratuitas y subirlos a mi canal de YouTube. No eran perfectos, pero dí prioridad a la ayuda, más que a la estética. Y poco a poco, empecé a mejorar las meditaciones en directo.

En medio de toda esta aventura, pude comprobar el gran efecto terapéutico de la meditación online. El aporte de bienestar y serenidad que generaba.

Y así fue como surgió la idea de darle forma a un proyecto, que antes del Confinamiento jamás hubiera imaginado que iba a crear.

Así nació esta escuela. En medio del caos, en medio del mundo en un proceso de cambio y de transformación. En medio de una necesidad por encontrar la paz interior, por encontrar esperanza, por encontrar confianza.

Encuentra tu camino hacia tu paz interior