¿Te ha sorprendido que hable del fracaso cómo un camino hacia el éxito?

¿Te gustaría sentirte en paz con tus errores y fracasos del pasado, y poder comprender que éstos han sido necesarios, para que estés ahora en el punto en el que te hayas actualmente?

Hoy quiero sincerarme completamente contigo.

Hoy quiero inspirarte y motivarte, a que sigas trás tu sueños, y no desistas de ellos. Si tienes tu foco claro, verás que podrás conseguirlo. A veces la vida nos lo pone difícil, con el objetivo de que a parte de tu sueño, encuentres tu poder y fuerza interior.

Hoy estoy preparada para compartir todos los fracasos que he vivido estos últimos 25 años. Porque hoy soy consciente, que sin ellos, no sería la personas equilibrada y fuerte interiormente que soy ahora.

los-pilares-de-mi-exito-el-fracaso
Foto de Zohre Nemati en Unsplash

Ahora soy una mujer capaz de resolver cualquier conflicto que se manifieste en mi vida. Capaz de sentir que el bien y el mal, forman parte del mismo proceso creativo de la vida. Que el bien y el mal, se transforman en oportunidades de éxito.

¿Y por qué hoy?. La verdad es que no lo sé. Desconozco si astrológicamente es una fecha importante para mi. Desconozco a quien llegará este post. Sólo sé que mientras estaba en la relajación que practico al finalizar mi clase de tai chi, en cuestión de minutos ha pasado toda mi vida por delante.

He visualizado todos los cursos realizados durante mi etapa como Terapeuta. He recordado todos los libros que he leído. He sentido el dolor que viví todas las veces que me he caí, que fracasé. Y finalmente he sentido el nuevo Yo que soy ahora, en este momento. Porque gracias a todas esas experiencias, busqué respuestas para refortalecerme interiormente. Y ahora soy consciente, que ese fue el verdadero propósito de vivir todo lo que viví.

Y he tenido un sentimiento muy fuerte, de que debía ponerme a escribir y compartirlo contigo.

Porque sé que a tí también te ha llegado el momento de que veas todos tus fracasos, como esas oportunidades que te han llevado a ser la persona que eres en estos momentos. Y que ahora tu y solamente tú, puedes decidir quien quieres seguir siendo.

Hasta el año 2003 yo era una chica normal, que había conseguido todos los sueños que tuvo en su infancia y su adolescencia.

En el 2003 tenía un buen trabajo como secretara, un buen sueldo, una pareja estable con la que llevaba 8 años. Me había comprado un piso nuevo de 100m2 cerca de Barcelona. Viajé a México, Thailandia, Túnez. Y de repente, de un día para otro, así tal cual lo explicó, todo se derrumbó.

Un sábado mi pareja y yo rompimos la relación, y ese mismo lunes tuve que decidir pactar el paro en la empresa donde trabajaba, porque trasladaban las oficinas fuera de Barcelona. Y no me interesaba la propuesta.

De ahí, derivó una depresión. Todo mi mundo se había roto. No tenía nada por lo que luchar, y además no conocía nada sobre temas de desarrollo personal. No conocía a nadie, que me pudiera dar un consejo de cómo entender lo que estaba pasando en mi vida. En aquellos años, no existían apenas terapias ni centros de terapias alternativas.

Foto de Wesley Tingey en Unsplash

Pero cerca de donde vivía había un centro de yoga, y decidí inscribirme para hacer clases. Algo dentro de mí me decía que me ayudaría a superar mi crisis personal y profesional. En aquel entonces, ni tan siquiera sabía lo que era la «intuición».

Tuve la gran suerte de pagar clases particulares de yoga, como si estuviera en un grupo. Porque nadie más se apuntó a las clases. Mi kion, mi profesora de yoga era coreana, y no tan sólo me enseñó yoga, sino que empezó a hablarme sobre la filosofía de vida de armonizar las emociones.

Sus clases eran mágicas para mí. Refortalecían mi cuerpo físico, mi mente y podía sentir que conectaba con una fuerza interior, que hasta entonces no había tenido presente, con los años me dí cuenta de que me ayudó a conectar con mi Espíritu o Alma.

Esos 2 años mientras estuve en el paro, los dediqué a estudiar.

Hice cursos de:

  • Desbloquear mis emociones con la metodología de Louse L. Hay.
  • Reiki.
  • Radiestesia (el conocimiento del péndulo y las varillas).
  • Aromaterapia.
  • Flores de Bach con el Dr. Ricardo Orozco. Actualmente Ricardo es un profesional muy reconocido en el ámbito de las flores de Bach
  • Cromoterapia.
  • Masaje.

Leí libros de:

  • Desarrollo personal (Louse L. Hay, las 9 revelaciones, las leyes espirituales del éxito, Dios vuelve en una Harley, El Alquimista, Las leyes del desierto, el monje que vendió su ferrar, Dios me habló…
  • Metafísica de Conny Méndez con el poder del Yo Soy.
  • El kybalion.
  • Y muchos más…

En aquella época devoré libros, que me ayudaban a entender una filosofía de vida completamente desconocida para mí. Y desde entonces esta lectura siempre ha formado parte de mi vida. Es el tipo de lectura que me llena y me apasiona.

Foto de Ana Juma en Unsplash

Y cuando ya decidí que empezaba a sentirme fuerte y el paro finalizaba, tuve dos personas que me inspiraron y motivaron para emprender mi nueva aventura. Ellos fueron mi maestro de Reiki, y de uno de mis Ex Jefes,.

Decidí con el dinero de la venta de mi piso, abrir el que sería mi primer Centro de Terapias llamado Andrómeda.

Y aquí empezaron los fracasos económicos como empresaria.

Ahora entiendo que no puedes hacer que algo funcione, sino sabes como gestionarlo.

Esto quiere decir que si abres un negocio, es importante entender de negocios, saber como gestionarlo, y sobretodo entender que un negocio tiene gastos e ingresos.

En aquella época aprendí como llevar un negocio con una mala gestión, por no tener una buena estrategia creada, fué la causa de que los gastos se comieran mis ahorros y los pocos ingresos que generaba. Entendí que un negocio no funciona sólo con ilusión.

Pero aún y así, sentía que debía seguir mi camino como terapeuta, y no volver a mi antiguo trabajo como secretaria.

Me propusieron alquilar una sala en un consultorio de ATS. Durante los 6 primeros meses me fué muy bien, pero el dueño murió de repente y la enfermera que se quedó el consultorio, al ver que había aumentado el número de clientes, me duplicó el alquiler, cosa que no me gustó y decidí marcharme.

De ahí alquilé a una amiga una sala para montar la consulta, y no me fué muy bien, ya que al estar en un piso, era muy poco visible, y por aquél entonces internet aún no existía.

Mi vida profesional no iba muy bien, era como un círculo que se repetía una y otra vez. No conseguía generar suficientes ingresos para sentirme profesionalmente realizada.

Foto de Abigail Keenan en Unsplash

No obstante mi vida personal si que iba mejorando, conocí al que hoy sigue siendo mi compañero, mi amigo, mi marido.

Entretanto una alumna de reiki me propuso montar un nuevo centro de terapias. Justo al inagurarlo me quedé embarazada , y aparecieron mis miedos de si tendría que volver a cerrar, de si podría asegurar un sueldo más en casa. Y por supuesto como todos mis pensamientos estaban centrados en los miedos, éstos se materializaron en mi vida. Durante 3 años, el sueldo que saqué fué muy justo.

Pero aún y así yo en mi interior sentía que debía seguir como terapeuta. Sentía que debía seguir ayudando a la gente, porque mis clientes mejoraban de salud y se refortalecían emocional y espiritualmente. Y de hecho gracias al sueldo de mi marido, nunca nos faltaba para vivir. Y mi pequeño sueldo era una ayuda.

Pero yo quería que fuera algo más. No tenía un negocio, para sólo sacar un sueldo mínimo. Pero aún y así no sabía el por qué no conseguía mejorar.

Con los años y con todo lo que ahora conozco sobre el poder de las creencias limitantes, ahora sé que no podía mejorar, porque tenía la creencia de que «Poder estar pendiente de mi hija, y ganar dinero era muy difícil».

Y así sucedió. Me involucré todo lo que pude con mi hija, en el colegio, en las actividades extraescolares, y siempre tenía tiempo para ella. Pero no supe compaginarlo para que mi negocio fuera exitoso. Cosa que ahora sé que es posible, tan sólo trabajando la creencia limitante adecuada.

Ahora mi hija tiene 15 años, tiene unos valores increíbles, es fuerte, es guapa, es cariñosa, tiene facilidad para ayudar a sus compañeros, está empezando a ser una buena líder con sus amigas. En fín, a pesar de estar en su adolescencia, todo está yendo muy bien. Y yo me siento muy orgullosa de ella.

También he aprendido a gestionar muy bien, las crisis de pareja. Y hoy por hoy mi marido y yo tenemos una excelente relación y seguimos cuidando nuestra relación más que el primer día.

Y actualmente mi centro de Terapias Hermes cuida´t i aprèn funciona bien, los clientes están contentos, tengo buenos comentarios en Google, y me siento satisfecha del trabajo que realizo diariamente con ellos.

Esta soy yo: Montserrat Oliveros

Y por otra parte, dado que me encanta seguir emprendiendo con nuevos proyectos, en Febrero de este año 2019, lancé esta web de Meditar y Éxito, para desde aquí enseñar todo lo que he aprendido durante estos más de 25 años, a esa mujer emprendedora que tiene una excelente idea pero está llena de miedo e inseguridad, o a esa mujer empresaria que quiere que su negocio crezca, pero aún no ha encontrado, qué es lo que se lo impide.

Con Meditar y Éxito, abro una nueva puerta a mi vida profesional, que vuelve a darme una inyección de pasión y entusiasmo, porque me lleva a tener que darme a conocer a través de You Tube, a través de Facebook, y en fín, me lleva a abrirme al mundo para compartir el camino de cómo mis fracasos se han convertido en el éxito en el que vivo hoy.

Una vez leí, que «El Éxito, esa saber dar salida a todos tus problemas«. Y hoy por hoy yo me siento una mujer muy pero que muy exitosa, porque cada fracaso me ha llevado a una búsqueda.

Cada búsqueda me ha llevado al conocimiento.

Y el conocimiento hoy por hoy me está llevando a reconocer mi propio poder interior.

Y yo, quiero compartir todo eso contigo. Porque si tú te empoderas, ayudarás a empoderarse a tu marido, a tus hijos, a tus amigos. Y ellos harán lo mismo con las personas de su entorno. Y de esta forma, haremos circular la rueda para Crear un Mundo Mejor lleno de personas que viven una vida con Consciencia.

Te agradezco de todo corazón que hayas leído mi sencilla historia personal. Y deseo de todo corazón haberte motivado para seguir adelante con tus sueños.

Ahora tú y sólo tú puedes decidir que rumbo tomar con tu vida.

Si no sabes por dónde empezar, o estás buscando una mentora que te acompañe en este proceso, me pongo a tu disposición. Ponte en contacto conmigo para tener una visita gratuita de orientación, y miraremos cuál es la mejor opción para tí, y cómo puedo ayudarte.

CONTACTA CONMIGO

Y para finalizar permíteme regalarte mi ebook Las 4 claves para tomar las riendas de tu vida.

Montserrat Oliveros

Fundadora Meditar y Éxito y Hermes cuida´t i aprèn.